14 may. 2012

Reial Monestir de Santa Maria de Santes Creus






El Monestir de Santa María de Santas Creus, el Monasterio de Santa María de Santas Creus, es uno de los tres Monasterios que forman la ruta del Císter, mil detalles para observar, mil rincones para fotografiar, un lugar para visitar con calma, y llenarse de su historia y de su paz.


Reseña.


El Reial Monestir de Santa Maria de Santes Creus, El Real Monasterio de Santa María de Santes Creus,  es una abadía cisterciense erigida a partir del siglo XII, que se encuentra en el término municipal de Aiguamurcia, en la provincia de Tarragona (Cataluña, España). Fue en el siglo XIII cuando, bajo el patrocinio de Pedro III de Aragón que expresó su deseo de ser enterrado en el monasterio, se construyó el panteón real, en el cual a su vez fue sepultado su hijo el rey Jaime II. Parte de la nobleza siguió esta costumbre medieval y escogió este lugar para su descanso eterno, consiguiendo el cenobio el tiempo de máximo esplendor y grandeza gracias a los numerosos donativos recibidos, hasta la decisión de Pedro el Ceremonioso en 1340 de instalar el panteón de la monarquia en el monasterio de Poblet.
En el año 1835 y como consecuencia de la desamortización de Mendizábal la comunidad abandonó el edificio. Fue declarado monumento nacional por real orden de 13 de julio de 1921. Es el único monasterio incluido en la Ruta del Cister en el que no existe vida monástica.




La Orden del Císter se había establecido en la Península Ibérica, a partir del primer cuarto del siglo XII, con fundaciones en los monasterios de Oseira, Fitero y de Moreruela, todos bajo patrocinio real por la gran necesidad que había en ese momento para conseguir una rápida repoblación del espacio reconquistado a los musulmanes. Convirtiéndose los monjes en: activos peones de la colonización feudal.
Bajo el mandato del conde de Barcelona Ramón Berenguer IV y con el mismo fin, se crearon los monasterios de Poblet, Santes Creus y en terrenos cedidos por este mismo conde el monasterio femenino de Vallbona de las Monjas, todos ellos situados en la llamada Cataluña Nueva.  Como era norma habitual, adoptada y extendida por la orden cisterciense, sus monasterios fueron dedicados a Santa María.


Más fotografías, álbum nº 14
https://profiles.google.com/116690555627357578039#116690555627357578039/photos


No hay comentarios:

Publicar un comentario