14 may. 2012

Castell de Mediona





Uno va visitando lugares, disfrutando de ellos y fotografiando todo lo que se puede para conservar el recuerdo, el resultado es haber pasado un día feliz. Hay veces, en que todo ese conjunto se ve enriquecido o bien por alguna anécdota ocurrida durante el día, etc, o como fue el caso ayer domingo cuando fuimos a visitar el Castillo de Mediona, por el trato recibido por Ramón, que sin haber concertado hora de visita guiada, tuvo la delicadeza de enseñarnos el lugar y hacernos una síntesis de toda su historia. Es una alegría encontrarse con personas así!.
Quien quiera visitar su Blog, está en la columna de la izquierda en el apartado de webs amigas.

Ramón, moltissimas gracies per tot, de veritat.


Reseña:
El Castell de Mediona, Castillo de Mediona, data del año 1011 aunque documentado en el año 977. Los Mediona lo gobernaron en la segunda mitad del S.XIII. La Baronía de los Mediona regía el término del castillo hasta Sant Quintí de Mediona. En 1237 Guillem de Mediona fue feudatario por decisión del Vizconde de Cabrera. En el S.XIV el Vizcondado de Cardona lo tuvo en posesión. Tres torres bien conservadas están en pie, la iglesia, otros restos restaurados del castillo y la rectoría conforman lo que queda del mismo. Los Templarios lo poseyeron algún tiempo y dejaron detalles de su estadía como el cabezal incrustado en la puerta de entrada de las caballerizas y luego fue bodega (ver foto en el reportaje). La zona donde se asienta el castillo es una serranía con grandes depresiones geográficas y límites de llanuras. Muy verde, en plena naturaleza del Alto Penedés. Desde el castillo se puede ver un antiguo camino romano que atravesaba la Catalunya interna hacia Tarragona.
Está declarado bien de interés cultural por la Generalitat.


Hay varias, pero una de sus historias más entrañable es la del Santo Cristo, dice así:

En una de las muchas persecuciones que sufrieron los cristianos, para que no fuera profanado, fue enterrado el Santo Cristo de la iglesia de Santa Maria del castillo de Mediona en un campo próximo. Después de muchos años, un labrador cavando topó con una imagen de madera, dando un golpe a la pierna de la misma y de cuya herida salió sangre. Aquel hecho prodigioso se extendió por todas partes e hizo que la devoción al Santo Cristo fuera general, no solamente en Mediona sino en toda su comarca. Desde entonces gran número de personas fueron a venerarlo para pedirle algún favor.



Más fotografías en el álbum nº 17
https://profiles.google.com/116690555627357578039#116690555627357578039/photos


No hay comentarios:

Publicar un comentario