20 mar. 2010

Calçots - Calçotada



Los calçots….es uno de los platos típicos de nuestra tierra, se consumen de finales de invierno hasta el mes de abril aprox. Para quien no los conozca os dejo un poco de información sobre ellos que he ido recopilando.

"Calçot" viene del hecho de que en su cultivo se amontona tierra sobre los brotes que crecen de la cebolla inicial ("calçar la terra sobre la planta"). Esto se hace para conseguir un tallo blanco de unos 20 a 25 cm.

Una de las versiones más comúnmente aceptadas afirma que se debe su descubrimiento a Xat de Banigues, un campesino de finales del siglo XIX de la zona de Valls, que por descuido, preparó a la brasa unas "cebollas" que sobrecalentó. Se quemaron todos por la parte exterior y, en lugar de tirarlos, peló las capas más externas quemadas, descubriendo que su interior estaba muy tierno y sabroso.

El proceso de cultivo de este producto tiene dos fases diferenciadas. La primera fase es la obtención del bulbo que se hace como una cebolla normal, a partir de la siembra de semilla a finales de año y el trasplante de los cebollinos a principios de primavera. Los bulbos se arrancan y conservan durante el verano.

La segunda fase es la obtención del calçot a partir de las cebollas arrancada. Se plantan durante la segunda quincena del mes de septiembre. Antes de plantar debemos cortar la parte superior del bulbo para conseguir que los brotes crezcan más separados. A medida que los brotes de cebolla van saliendo se van calzando, o sea se deposita la tierra alrededor de la base a fin de blanquear los brotes.



El cultivo del calçot es típico de las comarcas de Tarragona, próximas al mar y con un invierno suave. Aún así, el calçot también se puede cultivar en zonas de interior donde las heladas no sean muy permanentes. En estos casos la cosecha del calçot suele ser más tardía que en las zonas de clima suave.
También es típico de la zona oriental de Aragón y de la zona de Castellón limítrofe con la la provincia de Tarragona.

Una vez hechos cuando las capas exteriores están negras, entreabiertas y echan una especie de espumita, se envuelven en grupos de 25 aproximadamente en varias hojas de papel de periódico y se dejan como mínimo una media hora para que acaben de cocerse con su propio calor. Se comen pelando las capas exteriores y untando el calçot en una salsa.

Una vez consumidos los calçots y tras lavarse las manos ( quedan completamente negras), se come carne y butifarras asadas sobre las brasas que quedan después de hacer los calçots, todo ello regado con vino o con cava.

No hay comentarios:

Publicar un comentario