24 ene. 2010

Historia callejero de Tarragona Carrer de Fortuny - Calle Fortuny



Mariano nació en Reus (Tarragona) el 11 de julio de 1838, en el seno de una modesta familia que tendrá tres hijos más. Su padre, también llamado Mariano, era propietario de un pequeño taller de carpintería mientras que su esposa, Teresa, se dedicaba a cuidar de la familia. La epidemia de cólera que asoló Cataluña en la década de 1840 le dejó huérfano de madre a los once años, siendo recogido - tras emigrar el padre a Barcelona - por su abuelo, llamado "Marianet de les Figures", hábil ebanista que poseía un teatrillo con el que se ganaba la vida por los pueblos de la comarca. La relación entre abuelo y nieto fue muy estrecha, existiendo entre ambos una química especial. El abuelo se entusiasmó con los dibujos del pequeño, que ya había despuntado como un mal escolar, sintiendo Fortuny gran afición por el dibujo y la pintura. Marianet consideró que su nieto debía completar su formación artística - llevaba acudiendo a la Escuela de Dibujo de Reus desde los nueve años - por lo que le envió al taller de Domingo Soberano, quien le enseñó el manejo del óleo y la acuarela.

El abuelo es consciente de que la formación del pequeño ha tocado techo en Reus; piensa que en Barcelona puede recibir una educación artística más completa y sin dudarlo emprenden el viaje. Al carecer de recursos económicos tuvieron que realizar el trayecto a pie, posiblemente ganándose la vida como titiriteros con los muñecos y los platillos. En el mes de septiembre de 1852 llegan a la Ciudad Condal, donde es protegido por el escultor Domingo Tallarn.
El propio Tallarn, contento con los avances del joven, le gestiona la matrícula gratuita en la Escuela de Bellas Artes de La Lonja, donde recibirá por primera vez formación oficial.


Durante los cinco cursos que permaneció Mariano en la Escuela aprendió un riguroso dibujo, una soberbia ejecución compositiva y las cuestiones relacionadas con el oficio. Trabajaba incesantemente.
Tanto trabajó que cayó enfermo, siendo trasladado a Berga por su abuelo para que se recuperara.

En octubre de 1859, cuando estalla la guerra entre España y Marruecos, la Diputación de Barcelona le encarga pintar las obras que conmemoren los hechos más importantes de la campaña de España en Marruecos. El 12 de febrero de 1860, llegará a ese país para tomar apuntes de los acontecimientos más importantes.
Al firmarse la paz entre España y Marruecos, Fortuny vuelve a Barcelona pasando por Madrid, donde conocerá a Federico de Madrazo y a su hija Cecilia, su futura esposa.

De nuevo, Fortuny se traslada a Roma, donde permaneció gran parte de su carrera artística, y comenzó a especializarse en obras de género realizadas en ricos colores. Son cuadros llamados de "casacón" o gabinete que el pintor Meissonier puso de moda en Francia, y con los que Fortuny arrasará el mercado europeo. Tratan asuntos intranscendentes, realizados con un estilo minucioso y detallista que se preocupa por la luz, el dibujo y el color.

Las obras más representativas de este estilo son La vicaría y El coleccionista de estampas.

La vicaría es la obra maestra de Fortuny y representa el momento en que los testigos de una boda firman en la sacristía. Todos los invitados a la ceremonia están pendientes del acto excepto los personajes de la derecha.
La imagen, es un retrato de la sociedad española del siglo XVIII, donde están presentes un clérigo, un torero, un militar y las elegantes damas.



Fortuny fallecerá en Roma el 21 de noviembre de 1874, víctima posiblemente de la malaria, complicada con una dolencia gástrica motivada por el vicio de chupar los pinceles de la acuarela. Su entierro fue una auténtica apoteosis siendo sepultado en el cementerio romano de San Lorenzo Extramuros con su paleta, sus pinceles y su último dibujo. En el cortejo se pudo ver a una multitud de artistas llegados de todas partes; los directores de las Academias de Francia y Nápoles y el embajador de España acompañaron el cadáver, siendo reproducido el momento en las mejores revistas ilustradas de la época.



Encontrado en Arteespaña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario