28 ago. 2009

El Salomón de las matines - El Salomó - EL Salomonet de les Matines


Hace mucho tiempo una barca con tres pescadores tarraconenses a bordo, huyendo de la tempestad, buscaban un puerto donde refugiarse.
Era la vigilia de Navidad y la negra capa de la noche envolvía a los pobres pescadores, extenuados por su lucha contra las enormes olas.

Mientras tanto en la Catedral de Tarragona, antes de media noche y mientras esperaban que fueran las doce para empezar la misa del Gallo, los sacerdotes celebraban las Maitines, cantando solemnemente los salmos de David y las enseñanzas del profeta Isaías.

El sacristán mayor levantó el Salomó *, hasta conseguir ponerlo en el centro del rosetón de la Catedral, el cual como si de un ojo gigante se tratara, divisaba la ciudad y el mar.

Los marineros a punto de naufragar, pedían a Dios un poco de luz para poder orientarse, cuando vieron el rosetón iluminado. Como si de los tres reyes Magos se tratara, se dirigieron hacia la costa resguardándose en el puerto.

Al día siguiente, bien temprano y llorando de emoción subieron descalzos a adorar al Niño Jesús, y después de darle las gracias, les explicaron a sus conciudadanos el milagro que les había acontecido, los cuales lo fueron transmitiendo de padres a hijos hasta nuestros días.

La tradición añade, que el aquella pequeña embarcación también viajaba la hija del viejo patrón, que al poco de desembarcar quiso cumplir la promesa que había hecho en aquellos momentos tan angustiosos: ingresar en el convento de Santa Clara.

* Salomó, es el nombre de un pueblo de la provincia de Tarragona, pero en este caso, se trata de un candelabro sin pie con doce brazos aprox, para colocar las velas y así poder iluminar los interiores de las iglesias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario