4 jul. 2009

La condesa Sibila - Leyendas de Tarragona


Durante los peligroso años de la reconquista, nuestra ciudad por el arzobispo Sant Oleguer (San Olegario), concedió el feudo al capitán Normando Robert D´Aguiló, convirtiéndole así en príncipe de Tarragona.

Robert tuvo que realizar un largo viaje, primero a Roma para recibir del Papa Onorio la confirmación de aquella donación y despues a su patria,Normandía, para reclutar a más gente y poblar las tierras conquistadas.

Durante esta larga ausencia, su esposa la princesa Sibila, hija de Gillermo de Cabra, se encargó de la custodia de la ciudad.
Explican que no sólo daba órdenes sino que cada noche, armada con un casco, una coraza y una vara en la mano, se la veía recorrer las calles de la ciudad y subir a las murallas para asegurarse de que los centinelas estaban despiertos y prevenidos contras los ataques de los enemigos.

"Regía el pueblo de Dios - dice un cronista de aquella época - con sabia vigilancia", evitando así las sorpresas nocturnas de los moros que vivían en las montañas cercanas.

Ya hace tiempo, alguien explicaba que durante las noches de luna llena veía pasear una blanca figura femenina por las murallas de Tarragona.
Era la princesa Sibila que aún hoy día, vigila Tarragona?


No hay comentarios:

Publicar un comentario